vecino ruidoso en la comunidad de vecinos

Las quejas por vecino ruidoso en la comunidad de vecinos es una de las más habituales cuando se vive en piso o urbanización. Si tienes un caso de un/a vecino/a ruidos/a probablemente te estés preguntando cómo tratar el tema de la manera menos conflictiva posible, por eso vamos a darte algunas claves en este artículo.

Determina si tu queja es legítima.

¿Tus vecinos están poniendo la música demasiado alta? Tienes derecho a que te molesten, pero ¿es una queja legítima? Claro, es una molestia por decir lo menos, pero cada inquilino tiene derecho a disfrutar y seguir viviendo sus rutinas y actividades en su piso. El ruido es común, solo necesitas determinar si ese ruido concreto que te molesta es una violación de las reglas o no.
La música irrazonablemente alta que se reproduce durante horas y horas es una razón válida para presentar una queja por ruido. Un vecino del piso de arriba que camina en su casa durante la noche no lo es. Las ciudades tienen leyes de ordenanzas sobre el ruido establecidas para mantener el área en paz y tranquilidad para todos los residentes.

¿Qué son las leyes de ordenanzas sobre el ruido?
Las leyes de ordenanzas sobre ruido son leyes locales que prohíben el ruido indebido realizado por los residentes del área. Estas leyes generalmente entran en vigencia en momentos específicos durante el día y la noche. Muchas ciudades también prohíben el ruido producido por encima de un cierto nivel de decibelios; esto puede diferir según la hora del día y la zonificación de la comunidad.

Lo que puedes hacer frente a un vecino ruidoso en la comunidad de vecinos

Una vez que hayas determinado que tu queja por ruido va más allá de la risa ocasional, el chirrido de la silla y el ladrido de un perro, debes tomar medidas. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer:

1. Documentar los delitos
Hay varias formas de hacer esto. La forma más sencilla es escribir las ofensas en una lista. Ten en cuenta lo que escuchas y durante cuánto tiempo.
Continúa documentando los disturbios hasta que sientas que tiene pruebas suficientes para llevarlas al propietario o al administrador de la comunidad. Para algo que suceda con regularidad, como el ladrido de un perro o la música alta de un vecino por la noche, graba lo que estés escuchando en tu piso durante unos minutos cada noche.

2. Habla con tu vecino/a
Puedes conversar con ellos/as al respecto la próxima vez que los/as vea. ¡Es posible que ni siquiera se den cuenta del problema! Trata el tema de manera casual y cortés la próxima vez que les veas de camino a la piscina o en el descansillo. Puedes recordarles con delicadeza las horas de silencio y la ordenanza sobre el ruido de la ciudad. Trata de no dejar una carta, ya que las notas tienden a parecer pasivo-agresivas.

3. Comunícate con el administrador de fincas
Si lo anterior no ha funcionado, lleva la documentación y las grabaciones que has recopilado al administrador de finas de tu comunidad y pídele ayuda. Necesitarás una prueba del ruido continuo, por lo que es importante lo que comentamos en el punto 1.


Si estás tratando con vecinos ruidosos, debes saber que no está solo/a. Tienes derecho a sentirse a gusto en tu propia casa. Con suerte, estos consejos te prepararán con éxito para lidiar con vecinos ruidosos.

Si quieres más consejos sobre comunidades de propietarios, síguenos en nuestras redes sociales: facebook, twitter e instagram